lunes, 5 de junio de 2017

241. EL PASO DE LA ESCALERA. De Brieva a Ortigosa de Cameros



Travesía de 9,3 kms y poco menos de 500+ por el GR riojano para la que se necesitan dos coches. Nosotros dejamos el primero en Ortigosa y continuamos con el segundo hasta Brieva para hacer el "paso de la escalera" en sentido ascendente. Los 13 kms que cuesta hacerlo por una carretera bastante abandonada por nuestro administración autonómica, se quedan en los mencionados 9,3 cuando la hacemos por el viejo camino o sendero. Como se ve por la foto aérea, la vertiente de Brieva está desforestada mientras que la de Ortigosa discurre entre pinares y hayedos.


Se sale de Brieva por una pista que lleva a unos corrales dejando la carretera a mano izquierda. Ya al fondo se ve la angostura de rocas que da nombre a esta bonita excursión:


Todo el sendero está perfectamente balizado con las marcas rojas y blancas de los GR. Bueno, todo no. En el primer cruce o Y griega no hay señal alguna y hay que elegir, ja ja ja. Bromas de nuestros señalizadores.


Para distraernos otro poco, en ese mismo punto se contempla un "bonito" paisaje de prado con bañeras típicamente riojano:


Digamos que da igual ir por el camino de la izquierda que por el de la derecha porque al final acaban juntándose cuando se pasa la granja del prado de las bañeras. Pero no demos por finalizadas las muestras de la actividad artística riojana porque un poco más adelante tenemos un fuente tan rodeada de vallas que Rosalía no puede por menos que hacer foto para una artística Instagram:


Venga, ánimo y a no desfallecer que la vista hacia las rocas nos promete olvidar estos despropósitos.


Y así es, aunque.... ya veremos luego... De momento el acercamiento nos regala las ruinas o restos siempre bellos de un viejo camino mucho más construido.


La entrada entre los roquedos es majestuosa:


Pero cuando llegamos al zigzaguente paso de la escalera, ancho como el solo y sin ningún peligro, ayyyyy, nos lo encontramos vallado con postes metálicos y alambres intermedios.


Nos olvidamos un poco de esas vallas contemplando la foto que Rosalía me hace desde allí.


Pero cuando lo volvemos a sufrir nos preguntamos que... ¿Cómo se puede tener tan mal gusto para ponerlas o ser tan insensible como para no haberlas denunciado? Por favor, ¡quítenlas!



Hecha nuestra humilde petición seguimos camino y vamos saliendo del desfiladero por un camino muy construido...:


...que pronto se vuelve sendero. Antes de seguir por él nos damos la vuelta para ver el paso desde arriba. Los tres corrales que lo jalonan componen una de esas estampas en que la humanización del paisaje lejos de mancillarlo, lo complementa y embellece.


Más bellezas arquitectónicas: en la pared de roca del lomo inferior del Cabezo del Santo que queda a nuestra derecha se alcanza a ver una cueva perfecta.


Conocida como "Covarruña", pongo al máximo el zoom de mi cámara de bolsillo para verla un poco mejor:


Magnífico lugar. La ascensión por entre prados hacia el puerto de Peña Hincada está bien señalizada con señales del GR, cosa que se agradece porque el sendero no siempre es evidente.


En lo alto hay un refugio menos sucio de lo que suele ser habitual, con un patio y una mesa para almorzar.



Nosotros no teníamos previsto hacerlo en el camino, así que pasamos de largo no sin antes hacer una foto del Cabezo del Santo, ahora sí, visible por encima de ese lomo de Covarruña. Magnífica estampa de primavera.

Foto junto al cartel del Peña Hincada cuando nos cruzamos con la carretera  (una hora diez minutos desde la salida).


Y enseguida nos metemos en el bosque para descender a Ortigosa.


Al principio aún se conserva el antiguo camino.


Pero un poco más abajo el bosque y la erosión se lo ha ido comiendo. Las marcas del GR están recién pintadas y no hay pérdida.


Lo peor es que los tres últimos kilómetros hay que hacerlos por una pista en la que unos quads y un todo terreno nos embadurnaron de polvo un par de veces. Los del quad estuvieron respetuosos y disminuyeron la marcha al vernos, pero cuando vi la nube de polvo que levantaba el todo terreno y le pedí por gestos que fuera un poco más despacio, al pasar por nuestro lado abrió la ventanilla para decirnos que esto es una pista forestal y que es lo que hay..... ayyyy. No pudimos entonces sino sentir nostalgia de cuando lo hicimos con nieve... (último tramo del Paseo por Santa Teodosia en Paseos 22).


Este es más o menos el perfil, aunque el paso de la escalera no es como lo pinta el Suunto. En sitios rocosos es muy fácil que el GPS se vaya a derecha o izquierda y se suba y baje por las paredes varias veces haciendo esos falsos dientes de sierra.


Excursión realizada con Rosalía el 21 de mayo del 2017. Tiempo total empleado, 2 horas 15 minutos.

Para otras bellezas de arquitectura que se pueden contemplar en Brieva y Ortigosa véase Edificios LHD 71, y Edificios LHD 80, además de las Casas de ambos pueblos recogidas en el blog Casas Solariegas en La Rioja (para ir a las entradas de dichos pueblos usar las etiquetas laterales).