lunes, 5 de junio de 2017

241. EL PASO DE LA ESCALERA. De Brieva a Ortigosa de Cameros



Travesía de 9,3 kms y poco menos de 500+ por el GR riojano para la que se necesitan dos coches. Nosotros dejamos el primero en Ortigosa y continuamos con el segundo hasta Brieva para hacer el "paso de la escalera" en sentido ascendente. Los 13 kms que cuesta hacerlo por una carretera bastante abandonada por nuestro administración autonómica, se quedan en los mencionados 9,3 cuando la hacemos por el viejo camino o sendero. Como se ve por la foto aérea, la vertiente de Brieva está desforestada mientras que la de Ortigosa discurre entre pinares y hayedos.


Se sale de Brieva por una pista que lleva a unos corrales dejando la carretera a mano izquierda. Ya al fondo se ve la angostura de rocas que da nombre a esta bonita excursión:


Todo el sendero está perfectamente balizado con las marcas rojas y blancas de los GR. Bueno, todo no. En el primer cruce o Y griega no hay señal alguna y hay que elegir, ja ja ja. Bromas de nuestros señalizadores.


Para distraernos otro poco, en ese mismo punto se contempla un "bonito" paisaje de prado con bañeras típicamente riojano:


Digamos que da igual ir por el camino de la izquierda que por el de la derecha porque al final acaban juntándose cuando se pasa la granja del prado de las bañeras. Pero no demos por finalizadas las muestras de la actividad artística riojana porque un poco más adelante tenemos un fuente tan rodeada de vallas que Rosalía no puede por menos que hacer foto para una artística Instagram:


Venga, ánimo y a no desfallecer que la vista hacia las rocas nos promete olvidar estos despropósitos.


Y así es, aunque.... ya veremos luego... De momento el acercamiento nos regala las ruinas o restos siempre bellos de un viejo camino mucho más construido.


La entrada entre los roquedos es majestuosa:


Pero cuando llegamos al zigzaguente paso de la escalera, ancho como el solo y sin ningún peligro, ayyyyy, nos lo encontramos vallado con postes metálicos y alambres intermedios.


Nos olvidamos un poco de esas vallas contemplando la foto que Rosalía me hace desde allí.


Pero cuando lo volvemos a sufrir nos preguntamos que... ¿Cómo se puede tener tan mal gusto para ponerlas o ser tan insensible como para no haberlas denunciado? Por favor, ¡quítenlas!



Hecha nuestra humilde petición seguimos camino y vamos saliendo del desfiladero por un camino muy construido...:


...que pronto se vuelve sendero. Antes de seguir por él nos damos la vuelta para ver el paso desde arriba. Los tres corrales que lo jalonan componen una de esas estampas en que la humanización del paisaje lejos de mancillarlo, lo complementa y embellece.


Más bellezas arquitectónicas: en la pared de roca del lomo inferior del Cabezo del Santo que queda a nuestra derecha se alcanza a ver una cueva perfecta.


Conocida como "Covarruña", pongo al máximo el zoom de mi cámara de bolsillo para verla un poco mejor:


Magnífico lugar. La ascensión por entre prados hacia el puerto de Peña Hincada está bien señalizada con señales del GR, cosa que se agradece porque el sendero no siempre es evidente.


En lo alto hay un refugio menos sucio de lo que suele ser habitual, con un patio y una mesa para almorzar.



Nosotros no teníamos previsto hacerlo en el camino, así que pasamos de largo no sin antes hacer una foto del Cabezo del Santo, ahora sí, visible por encima de ese lomo de Covarruña. Magnífica estampa de primavera.

Foto junto al cartel del Peña Hincada cuando nos cruzamos con la carretera  (una hora diez minutos desde la salida).


Y enseguida nos metemos en el bosque para descender a Ortigosa.


Al principio aún se conserva el antiguo camino.


Pero un poco más abajo el bosque y la erosión se lo ha ido comiendo. Las marcas del GR están recién pintadas y no hay pérdida.


Lo peor es que los tres últimos kilómetros hay que hacerlos por una pista en la que unos quads y un todo terreno nos embadurnaron de polvo un par de veces. Los del quad estuvieron respetuosos y disminuyeron la marcha al vernos, pero cuando vi la nube de polvo que levantaba el todo terreno y le pedí por gestos que fuera un poco más despacio, al pasar por nuestro lado abrió la ventanilla para decirnos que esto es una pista forestal y que es lo que hay..... ayyyy. No pudimos entonces sino sentir nostalgia de cuando lo hicimos con nieve... (último tramo del Paseo por Santa Teodosia en Paseos 22).


Este es más o menos el perfil, aunque el paso de la escalera no es como lo pinta el Suunto. En sitios rocosos es muy fácil que el GPS se vaya a derecha o izquierda y se suba y baje por las paredes varias veces haciendo esos falsos dientes de sierra.


Excursión realizada con Rosalía el 21 de mayo del 2017. Tiempo total empleado, 2 horas 15 minutos.

Para otras bellezas de arquitectura que se pueden contemplar en Brieva y Ortigosa véase Edificios LHD 71, y Edificios LHD 80, además de las Casas de ambos pueblos recogidas en el blog Casas Solariegas en La Rioja (para ir a las entradas de dichos pueblos usar las etiquetas laterales).

domingo, 21 de mayo de 2017

240. LAGUNA DE LA NAVA. Villoslada - Lumbreras.



De mirar el paisaje con ojos de arquitecto (tal y como me proponía en este blog) habría que usar para las cimas ese latiguillo que tanto usan últimamente los escépticos para cualquier cosa...: "que están sobrevaloradas". Y es que..., incluso a mí mismo se me hizo raro planear una salida al monte para contemplar la Laguna de la Nava. Como algún atento lector del blog recordará, el año pasado me uní a la marcha de Hoyos de Iregua en Lumbreras (ver Montes 225) pasando de hacer dos veces el tramo Villoslada-Lumbreras que tiene justo en la mitad de su recorrido la Laguna de la Nava. Seguro de que de haberlo hecho aquel día tan deportivo apenas hubiera disfrutado de su belleza, o por lo menos no tanto como en la excursión que pensé para el domingo 7 de mayo del 2017 con el único objeto de verla.


En principio, el viejo sendero entre Villoslada y Lumbreras no parece tampoco un recorrido lo suficientemente especial como para planificar una excursión con ida y vuelta por el mismo recorrido, pero el doble paso por el gran espacio de la laguna lo justifica plenamente, sobre todo si se escoge este gran lugar para almorzar en el regreso, cosa que hicimos como si tratara de una cima. El sendero tiene siete kilómetros justos, aunque no sé muy bien por qué, nosotros lo acortamos un poquito, y en vez de salir desde el mismo Villoslada lo hicimos desde la primera curva de la pista que sube a la zona del Achicherri. Ahí dejamos aparcada la furgo:


Aunque me había provisto de un gps de wikilok, no tuve que consultarlo ni una sola vez porque el sendero está magníficamente marcado con señales de dos trazas naranja y amarilla. Alguno podría pensar que incluso son demasiadas, pero hay que tener en cuenta que de hacer el recorrido con nieve, cuando el sendero se desdibuja, cuantas más haya mejor.


Al principio el sendero discurre en ladera, pero al cabo de un rato la pendiente disminuye y el bosque adquiere una gran amplitud.


En un cambio de orientación que se percibe más en los mapas que al caminar, salimos del pinar y entramos en un rebollar que todavía no ha echado las hojas.


Aunque lo llamen "senda romana", dudo mucho que las piedras que vemos en alguno de los tramos las pusieran los famosos ingenieros del imperio. Lo que está claro es que es obra humana y que da muestras de la importancia que tuvo este camino en algún tiempo.


Según dicen algunos comentaristas de este recorrido, la valla para el ganado y la puerta de madera para cruzarla marca el límite de jurisdicción entre Villoslada y Lumbreras, pero no es un asunto que me interese especialmente.


Pasada esta puerta, se desciende suavemente y tras la última cortina de pinos se abre el lugar que veníamos buscando.


No hay apenas agua en la laguna después de la primavera tan seca que hemos tenido, pero casi me da igual porque no es el agua el principal protagonista de este lugar sino el espacio tan amplio, dilatado y silencioso que se contempla.


Me vino al recuerdo allí un viejo artículo que leí sobre el concurso restringido de arquitectura para la ampliación del Estadio Olímpico de Barcelona en 1992. Cuando visitaron el viejo estadio de Montjuich a remodelar, Moneo y Saenz de Oíza, que formaban uno de los equipos invitados, comentaron que lo que más les impactó, no era su antigüedad ni su decoración academicista, sino las pendientes tan suaves de los graderíos. Para destacar este valor espacial diseñaron una especie de paredón enfrente y no ganaron, pero a mí se me quedó grabado para siempre su análisis, que era lo mejor que sabían hacer esos dos grandes profesores de arquitectura. El espacio de la Laguna de la Nava es mucho mayor que el de un estadio olímpico y las pendientes que lo rodean, mucho más suaves que un graderío. Así que puestos a escoger entre uno y otro..., ni comparación.

Como lo íbamos a ver dos veces, seguimos camino, subimos a lo alto del "graderío" sur, dimos con una pista apta para coches y enseguida avistamos la ermita de la Torre y el pueblo de Lumbreras.


Según bajábamos por la amplia pista vimos con alegría que han conseguido recuperar o mantener el viejo sendero que discurre a su derecha y que sale a la carretera un poco más adelante. Al seguir por él disfrutamos del paso de uno de esos grandes canchales de piedra tan habituales en la Sierrra de Cameros.


Otra de las cosillas que quería descubrir es si el paso peatonal sobre el río Piqueras escondía algún puente antiguo y bonito, pero fue que no.


En Lumbreras estuvimos no hace mucho recogiendo material para el blog de Casas Solariegas y como me había dejado de ver y ubicar algún escudo, no desperdiciamos la ocasión de buscarlo. Aparte de ello, tomamos un vermut y nos dimos la vuelta para desandar el mismo recorrido. Al paso por el canchal de piedra hice esta otra foto, algo mejor:


En el camino de ida, justo cuando entramos en el sendero que comentaba antes me dio un buen susto un reptil de tamaño considerable que cruzó a toda velocidad justo por delante mío. Por suerte no era una culebra. En el camino de vuelta anduve un poco más listo y cuando me volvió a salir (!) no sólo no me asusté sino que me puse a cazarlo con mi cámara de fotos para dejar aquí un bonito recuerdo de nuestro doble encuentro:


Del pequeño collado que hay antes de bajar a la laguna sale una amplia pista hacia la izquierda que no sé muy bien a dónde lleva. En google más parece un cortafuegos que no llega hasta la pista del Achicherri, aunque también podría ser una pista que muere enseguida en el propio monte. Habrá que investigar...


Junto al camino va una línea de alta tensión que me parecía no haber visto a la subida. Nos fijamos un poco más y nos llevamos una sorpresa mayúscula: al paso por la Laguna de la Nava ¡la han enterrado! para no mancillar tan venerable lugar. Al fondo se ve el poste donde reaparece, y en el suelo, uno de los registros. Cosas veredes Sancho:




Bien, y para acabar, el almuerzo contemplativo a base del tradicional bocadillo de sardinas junto a la laguna de la Nava, como decía antes, con carácter de cima:


Y de regaliz, una de las perspectivas que nos regala google earth, y que nos permite apreciar la especial morfología de este lugar:



martes, 16 de mayo de 2017

239. SKYWELT.Tirol, Austria.



Ya el año pasado esquiamos a finales de temporada en el Tirol (v. Axamer Lizum) y este año hemos vuelto allí, pero a una estación muy diferente. Como su mismo nombre indica SKYWELT no es una estación sino todo un "mundo" de pequeñas estaciones de baja altitud enlazadas por las cumbres, y situado todo a tan sólo hora y cuarto de Munich. En cada uno de los pueblos del valle hay un telecabina para subir a la línea cumbrera y a partir de allí moverse de un lado para otro por pistas más o menos "rojas" y caminos "azules" de enlace, muy bien cuidados todos. El único problema a final de temporada es que algunos enlaces pudieran estar sin nieve pero a cambio se disfruta de unas deliciosas temperaturas primaverales. La suma del dominio esquiable es extensísima, incluso sin las pistas de bajada hasta los pueblos.


Uno de los atractivos de dos de los pueblos de acceso, el de Ellmau y el de Going, es que tienen pistas iluminadas para esquí de tarde/noche, aunque tampoco funcionaban ya a últimos de marzo. Repito la foto de la zona de Going hecha desde Wilder Kaiser que ya puse en el post anterior, aunque con distintos protagonistas:


Nosotros nos alojamos en una casa muy bonita y bastante asequible de Itter, a cien metros del telecabina, aunque para aprovechar mejor las últimas nieves y las pistas más amplias preferimos esquiar desde Schaffau. Total, de pueblo a pueblo no hay más que cinco o diez minutos con el coche.


Ahí están Rosalía y Teresa iniciando un día de esquí a eso de las diez de la mañana cuando la nieve todavía estaba algo dura.


Los caminillos de enlace entre estaciones estaban así de bien, aunque daba un poco de yuyu perderse y que se acabara la nieve.


Aunque los montes no sean muy altos, sus valles son bastante laberítincos y el mapa es tan grande que no te acabas de situar.


Por eso, lo mejor a finales de temporada es esquiar por las amplias pistas de las cumbres y disfrutar de sus amplios panoramas.


En la siguiente foto podemos ver las rocas de Wilder Kaiser desde el lado contrario del valle:


A partir de mediodía la gente empieza a tomar cervezas y muchos no vuelven a esquiar por aquello de que no les gusta la nieve primavera, así que en la segunda y última parada a eso de las cuatro de la tarde, el ambiente de las terrazas estaba más que animado.


Aquí mis chicas celebrando un nuevo éxito de esquí alpino:


Y aquí los empleados de SKYWELT celebrando por la noche, en una verbena a pie del telecabina de Schaffau, que la temporada de esquí 2016-2017 se había acabado.


Una divertida orquesta tirolesa amenizó la fiesta:


Y Josema y Luis Camarasa (autor del blog Confesiones de un Escalador en Serie), que habían conquistado esa misma mañana un tres mil con esquís de travesía desde la estación de Kutai, se unieron a nuestra fiesta de esquiadores más modestos:


El año que viene, más nieve.