martes, 29 de abril de 2014

151. VALDEOSERA (12k 350+) desde San Román de Cameros



Hace ya mucho tiempo que tenía curiosidad por visitar este ilustre lugar donde se reúnen una vez al año los diviseros del Solar de Tejada para seguir dando vida a una de las instituciones más antiguas de la nobleza española. Pero con todo lo famoso que es (o con todo lo que sale en los periódicos) nadie hablaba nunca de cómo llegar hasta allí de una manera digna y noble, o sea, andando. Por supuesto que ya había visto que desde Hornillos sale una pista para coches todo terreno, pero no me hacía ninguna ilusión recorrerla a pie. Fue mirando rutas de wikiloc que encontré hace poco un par de tracks que decían que los vecinos de San Román habían arreglado el sendero desde Velilla hasta la antigua Tejera, y que desde allí, aprovechando  viejos senderos se podía llegar hasta Valdeosera. Los dos tracks subían hasta Valdeosera por el mismo sitio pero a la hora de bajar, uno iba por el lomo de las antenas y el otro por el fondo del barranco. En total venían a ser unos 12 km de recorrido y 340 metros de desnivel (de 815 a 1155). Con esos datos hice nuestro plan y el domingo 27 de abril del 2014 nos pusimos a realizarlo.


Dejamos el coche poco antes de llegar a San Román de Cameros, en una vieja curva del antiguo trazado de la carretera de donde sale la pista que va hacia la aldea de Velilla cruzando el Leza por un puente muy útil pero, ay (ya siento decirlo), bastante feo:


Y es que el pobre no resiste la comparación con el que hay dentro de Velilla en una bifurcación bien señalizada con carteles de madera: cruzando el puente se coge el sendero a la Tejera, y por la margen derecha del arroyo hay indicado un sendero directo a Valdeosera por el que casualmente (?) nadie ha marcado ningún track.


El sendero junto al arroyo es delicioso y como decían los colegas de wikiloc, está señalizado de tanto en tanto con un poste de madera en el que hay clavadas unas tejas con unos números:


El piso estaba algo embarrado porque había llovido el día anterior, pero nosotros habíamos acertado poniéndonos las viejas botas en vez de las modernas zapatillas de trecking.


En este tramo salen pequeños senderitos a izquierda y derecha pero casi siempre es fácil escoger el bueno. El punto clave está en un cartel de madera (dios quiera que dure) que te saca del fondo del barranco y te manda ladera arriba. El sendero se empieza a perder y las tejas ya han desaparecido, pero por suerte aún se mantienen los postes donde las clavaron.


Pasado un claro donde aún se puede ver otro poste sin teja...:


... se llega a un bosquecillo en el que enseguida se ve la tejera. Son 2 km justos desde la salida. 


Para dar la escala, Rosalía posa en las bocas del horno:


... y yo en la puerta de la sala de cocción:


El problema propiamente dicho de la excursión empieza de la tejera en adelante, porque trochas de ganado hay muchas, pero viejos senderos, ninguno.



Los tracks de los senderistas de wikiloc iban, igual que nosotros, por un bosque de robles bastante abierto, tratando de conducirse lo mejor posible para ganar el cordal del valle, pero no siempre estaba claro por donde evitar los tradicionales arbustos de pinchos. Como nos cruzamos con varios caballos y alguna vaca, empezamos a sentirnos más como animales salvajes que como senderistas.


La belleza del bosque en un día de abril nos animó mucho pero en tiempo más seco y caluroso, me da que no hubiera sido tan agradable. Un kilómetro y pico después de la tejera llegamos al cordal y pensamos que ya había pasado lo peor, así que lo celebramos haciendo un par de fotos en lontananza: una al propio cordal con su valla divisoria de jurisdicciones y con Muro de Cameros al fondo...:


... y la otra (o acaso esta la hicimos un poco más adelante y a más altura) con Santa María abajo, el Cerroyera con sus antenas detrás a la izquierda, y ese collado del fondo a la derecha que bien puede ser Peña Puerta por detrás, es decir, justo el destino de la anterior excursión de este blog:


Al llegar a la valla dudamos entre cruzarla o no porque parecía que por el lado sur iba a estar el terreno más limpio, pero como por la vertiente norte había bosque y estaba más bonito, optamos por quedarnos en este lado, aunque en más de un momento en que el bosque se espesaba, nos arrepentimos:


Subiendo por el cordal llegamos hasta un punto en que la cosa se puso fea y acabamos cruzando al otro lado (km 4,3 aproximadamente del mapa de nuestro track que pongo un poco más adelante). Cogimos entonces un sendero bastante limpio que enseguida gira a la izquierda proporcionando una bella vista en balcón del barranco para girar luego a la derecha y encontrarse con un rústico camino que viene de la pista de Hornillos y va a las antenas del otro lado del barranco. Cruzamos ese camino y seguimos de nuevo por entre claros del bosque y sin sendero alguno, más o menos guiados por las cabras que pastaban por allí, hasta avistar al fin el despoblado de Valdeosera.


La impresión que nos causó Valdeosera fue bastante decepcionante pues está tomado por una zafia manera de organizar la ganadería y a duras penas se defiende del ganado suelto con vallas de mal gusto.

Almorzamos sentados en el suelo al abrigo de un muro de una nueva construcción (ver foto de presentación del post) porque tiraba un fino cierzo y el banco que han construido los diviseros en frente de la iglesia ni siquiera está al resguardo (...). La bucólica foto que hice del despoblado al salir no refleja en absoluto el estado de dejadez y fealdad en que se encuentra tan ilustre lugar, pero ya os supongo avisados del poder de engaño de la fotografía y de la naturaleza para cambiar cualquier impresión real:


Poco antes del pabellón que vemos en la foto anterior había una alegre señal de madera indicando el sendero a Valdeosera, pero no habíamos andado ni cien metros y ya habíamos dado con otras vallas para el ganado que cruzamos por donde pudimos perdiendo el sendero (si es que lo había).


Para ganar el camino que lleva a las antenas tuvimos que volver a navegar por entre los claros del bosque tirando finalmente hacia arriba (km 7), para acabar justo por donde habíamos venido. Pongo ya los mapas del track para que no tengáis que andar subiendo y bajando demasiado para verlo:



A partir de ahí ya no hay problema porque el camino va hacia el norte y aunque al principio no sabes muy bien donde estás porque no se ven las antenas que sirven en todo momento de referencia...


... enseguida aparecen al fondo y ya te sientes más tranquilo:


De todos modos yo fui todo el rato (km 8) mirando a la izquierda por ver si encontraba el sendero que baja por el fondo del barranco hasta Velilla pero...., nada de nada. Cruzamos una valla para el ganado y en cuatro pasos (kilómetro y pico) llegamos hasta las antenas. Y es que... cuando no hay dudas en el camino, los kilómetros son poco más que cuatro pasos ja ja ja.


Desde las antenas a Velilla el sendero que va por el lomo es bastante empinado pero muy limpio y con excelentes vistas del final de la excursión:


No sé cómo estará de limpio o caído el sendero del fondo del barranco y cómo de clara estará la salida al último tramo que lleva a Valdeosera pero hasta que me anime a hacerlo o hasta que alguien lo marque con un buen track o unas buenas señales, para llegar sin pérdida a tan noble lugar yo aconsejaría ir por aquí.


Tras turistear un poco por el exterior de la cerrada iglesia y por el interior del excesivamente reconstruído lavadero de Velilla, cruzamos de nuevo el Leza y la cámara se me fue (ay ay) a las genuinas vallas ganaderas que adornan las choperas de su cauce.


Perdonad la debilidad pero es lo que tiene salir al monte para huir de la arquitectura... Y es que, como en casi todas las excursiones por el monte riojano, te queda siempre una agridulce sensación de la maravilla de recorridos que hay y lo poco cuidados y señalizados que están.

Os dejo aquí nuestro track por si queréis hacer el animalillo sin perderos mucho y pinchándoos lo mínimo. Y como dato orientativo de la diferencia de claridad en el recorrido: las 2 horas de la subida, y la hora y cuarto (con turisteo incluído) que tan solo nos costó la bajada.

INDICE DE MONTES DEL 101 AL 150


101. LA PEÑA OROEL, 1.769 m. JACA, HUESCA





















































miércoles, 23 de abril de 2014

150. PEÑA PUERTA, (10,5k 400+) Viguera. La Rioja



En la reciente excursión al barranco Badén (v MONTES 148) dejé de contar que al llegar a la línea cumbrera, la vista y..., la cámara de fotos, se me fueron hacia una lejana pared que se veía al otro lado del valle del Iregua (foto de presentación). Pasión por la montearquitectura. Desde que hace unos meses descubrí con google earth el rincón que formaba esta pared, ya tenía pensado hacer un pequeño paseo desde Viguera para echarle un vistazo, y más o menos eso es lo que hicimos este pasado lunes de Pascua (21 abr 2014) aunque... con un poco más de predisposición para la aventura. La meteo anunciaba tiempo inestable y parecía mejor plan que andar por las alturas.


Desde el mismo pueblo de Viguera, donde dejamos el coche ya se avistaba al fondo la pared buscada, así que tan sólo era cuestión de ponerse a andar por el fondo del barranco del arroyo Madre. Claro que, el paseo, por una pista asfaltada, se convirtió pronto en un verdadero suplicio. Pongo las fotos y dejo que hablen en el silencio de los tres kilómetros de recorrido:












Sí, ya sé que los otros blogs de montaña no traen estas cosas pero..., es lo que tiene la curiosidad por la arquitectura. Upps.

Todavía faltaba lo peor, o lo más fuerte (porque eso parece inevitable...,), y es la llegada a las canteras de yeso que hay en el kilómetro 3. Pongo ya el track para hacernos una idea del recorrido:


Dudamos allí de meternos por la parte baja de la cantera o ir por un sendero poco marcado y sin ninguna indicación que hay junto al arroyo, y tomamos esta segunda opción:



pero cuatrocientos metros más adelante, salimos a otra carretera que baja de una cantera a mano izquierda y a un camino de tierra que se dirige hacia la pared, que obviamente tomamos:


El camino llega hasta un pequeño corte de una antigua cantera cuyo fondo acababan de labrar.


Aunque no hay señalización alguna, a mano derecha y hacia atrás se encuentra sin mayor problema una senda que sale zigzageando y que pronto nos acerca a la roca. Emoción...


...emoción, porque es en esa senda cuando se descubre lo más bonito de la pared: la cascada que cae por  una pequeña hendidura que se ve allá arriba.


El sendero se va acercando a la roca hasta un punto muy cercano a la misma en que, delante de una maraña de árboles, hay una bifurcación. Pensando que el de la izquierda llevaría a la base de la cascada y no tendría continuidad, nos decimos que ya nos meteremos por allí al bajar, y que ahora mejor subir por lo que nos parecía que era el sendero apropiado, es decir, el de la derecha. Craso error.... Amplío un poco el track en esa zona y pongo un punto rojo en esa bifurcación y unas marcas amarillas por donde tendríamos que haber ido:


El sendero se aleja de la pared y va cogiendo altura pero... ay, cada vez se va haciendo más sucio hasta que se pierde...


Miro hacia arriba, subimos por el monte y empezamos a pincharnos con todo tipo de zarzas, ay ay


y queda mucho monte hasta lo que parece la línea cumbrera (!)


empezamos a jurar en hebreo...., sobre todo mi socia, que lleva muy mal lo pincharse y... romperse las mallas:


Echamos la vista hacia la pared, vemos un canchal de piedra un poco más limpio y mi socia dice: hacia allá; por aquella pedrera tiene que haber algún sendero:


 Llegamos hasta la pedrera, es muy pendiente y no hay sendero alguno. Seguimos hasta las hayas que están entre la pedrera y la pared y como había llovido los días anteriores, el terreno, igual de pendiente que en la pedrera, estaba muy resbaladizo; así que no nos queda otra que llegar hasta la misma roca donde al menos parece que hay un trocito de paso algo limpio:


Y por ahí subimos. Muy pendiente, pero echando la mano a la roca de vez en cuando no hay mayor problema:



Pero justo en ese momento empieza a llover, ahhhh, y los dos pensamos lo mismo: por aquí subimos, pero bajar con la roca mojada, imposible. Ya puede haber otro camino por arriba... (!?).


Y por suerte lo hay: un hermoso sendero tras una valla de alambre que cruzamos por un agujero, y que en dos pasos nos lleva hasta la "puerta" o collado lateral de la pared


Nos asomamos un poco a la parte de atrás de la misma para ver los corrales que hay junto a la boca de la cascada:


y como teníamos una buena sudada encima, no llevábamos almuerzo (apenas habíamos salido para dar un paseo...) y el astro iba a peor, nos dijimos que otro día nos solazaríamos por allí. Cogimos el supersendero del collado, que es bastante visible a media ladera, y hacia abajo:


El sendero se aleja y aleja de la roca por lo que nos quedamos sin meternos debajo de la cascada, pero por lo menos le hice una foto desde arriba:


Un poco más adelante me doy la vuelta para hacer otra foto de la pared entera con el hoyito de la pequeña cantera allí abajo, recién labrado



El sendero no nos lleva hacia allí ni mucho menos, sino que sigue y sigue hacia el Oeste hasta salir al camino de la cantera:


Si no conoces el recorrido, date por perdido porque no hay ni una señal, y mirad el punto donde desemboca, o sea, donde empieza y se debería coger en caso de subir:


De ahí para abajo el camino no tiene más misterios...:


Abrimos los paraguas y para no volver a pasar por el rosario de "instalaciones artísticas" de palés, somieres y uralitas, volvimos a Viguera por la carretera de las canteras. Hombre, verse se ven los engendros, pero un poco más lejos y desde arriba:


La pared de Peña Puerta es un lugar impresionante, pero con lo vivido y contado en este post, que cada uno saque sus conclusiones.

Desde luego, parte de culpa de nuestro extravío lo tengo yo por no haberme estudiado un poco más el lugar y haber planificado algo mejor la excursión, pero tener por ahí una Consejería de Medio Ambiente llena de funcionarios, expropiando viñas para hacer vías verdes (sí, como os lo cuento) o poniendo vallas de madera en senderos sin ningún peligro ahhhh; y al mismo tiempo, tener estar lugar extraordinario tan abandonado y falto de cuidado, es como para (otra vez, y con más razón) jurar y jurar en hebreo, en arameo y en todos los idiomas bíblicos. Porca provincia de m...

Por si os sirve de guía y advertencia para acercaros por allí con un poco más de sensatez que nosotros, os dejo aquí el track y los datos básicos:  10,4 kms de recorrido total y unos 400 m de desnivel (700 en Viguera y 1.100 en el collado) en 2 horas 50 minutos.